Adiós a los plásticos de un sólo uso

Europa prohibirá en 2021 la venta en su territorio de plásticos de un solo uso como pajitas, cubiertos o bastoncillos. Esta y otras medidas similares se están expandiendo por todo el planeta para revertir una situación que acumula casi 90.000 toneladas de basura solo en el océano Pacífico.

Definitivamente diremos adiós a artículos como bastoncillos, platos, cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso. En 2021 dejarán de venderse. El pleno del Parlamento Europeo aprobó el pasado miércoles 27 de marzo, el acuerdo alcanzado con el Consejo de la Unión Europea con el fin de luchar contra la contaminación por plásticos.  Los productos que deberán desaparecer en 2021 son:

  • Cubiertos de plástico de un solo uso (cucharas, tenedores, cuchillos y palillos).
  • Platos de plástico de un solo uso.
  • Pajitas.
  • Bastoncillos de algodón para los oídos fabricados en plástico.
  • Palitos de plástico para sostener globos.
  • Plásticos oxodegradables y contenedores alimenticios tazas de poli estireno.
Nuevos objetivos de reciclaje y más responsabilidad para los fabricantes

Los Estados miembros tendrán que recuperar el 90% de las botellas de plástico en 2029. En 2025 el 25% del plástico de las botellas deberá ser reciclado y el 30% en 2030. Además, se refuerza el principio de “quien contamina paga”, en particular para el tabaco, al introducir una responsabilidad ampliada para los productores. También tendrán más responsabilidad los fabricantes de aparejos de pesca, que tendrán que asumir el coste de la recogida de redes perdidas en el mar.

Los fabricantes estarán obligados, asimismo, a incluir en el etiquetado advertencias sobre el impacto medioambiental de los cigarrillos con filtros de plástico, las tazas de plástico, las toallitas húmedas y las compresas higiénicas.

Según la Comisión Europea, más del 80% de la basura hallada en el mar es plástico. Los productos cubiertos por esta legislación constituyen el 70% del total de los desechos marinos. En nuestro último estudio, encontramos microplásticos en el 68% de los 102 alimentos de origen marino analizados: sal, moluscos (mejillones, almejas y chirlas) y crustáceos (langosta, gambas y langostinos).